3 razones para visitar al otorrino

Al igual que sucede con el dentista o con el médico de cabecera al que se acude para realizar revisiones, acudir a un otorrino especialista en enfermedades del oído también es muy importante. De esta forma podrá determinar una correcta salud del oído y en caso contrario, tomará las medidas oportunas, aunque hay otras veces por las que hay que visitar un otorrino.

Causas por las que visitar un otorrino

Cuando se tienen problemas al escuchar la televisión y se debe poner a un volumen más alto que el que se pone de costumbre, es un claro síntoma de que pasa algo. En este caso, es muy aconsejable pedir cita a un profesional para que sea el encargado de hacer una revisión y determinar cuál es el problema.

Aunque con 50 años se debería conservar una buena salud auditiva, es normal que a partir de esta edad, la capacidad auditiva vaya descendiendo. En este caso, la visita al otorrino es obligada para poder controlar a tiempo la pérdida de audición. Es recomendable realizarse una revisión al menos una o dos veces al año, con lo que podrá saber si los oídos están perdiendo facultades.

Si se escucha mejor el teléfono de un oído que de otro cuando se habla por teléfono, no hay que creer que es cosa del teléfono sino del oído. Esto es algo muy común en personas de más de 50 años, aunque pueden darse casos a edades más jóvenes por diferentes causas como el uso excesivo de auriculares a gran volumen, personas que trabajan en empresas de calderería o donde se producen muchos ruidos o aquellas que han sufrido un shock acústico.